PROLETARIADO CIENTÍFICO
Así pues, de servicio en la fábrica,
en absoluto pensé en trabajar
y siempre estudiaba, para graduarme.
Ahora paso las noches de guardia
–noches en vela que quizá no soporte–
aunque soy médica en un hospital.
 
A una criada no voy a interpretar
e hice también estudios de turismo.
Pero nunca un patrón cosí.
Para hablar con el cliente, nativo
o foráneo, tres lenguas aprendí,
todo el tiempo en recepción.
 
No seré electricista, fontanera,
y no en la obra por supuesto.
—para inmigrantes los trabajos duros. 
A fuego ajustaré ante un ordenador
fallos de diseño, de infraestructura.
En vela estaré por nuevos arreglos.   
 
Os digo que en la fábrica no estaré
y un mono de trabajo no me pondré.  
Traje, faldita, chaqueta y corbata.
Ejecutiva y gerente: Lo pasamos
en la multinacional muy bien,
echando doce horas para siempre.
 
Con los años aprendí a afrontar
con desprecio cualquier trabajo
manual, parece que más abajo
no esperaba lo que defino ahora:
Científico: que se hace el ciego,
aun así aún Proletariado.
 
(2006, revista Antí)

 

Ποιήματα